¿Has ido al médico o te has informado de los anticonceptivos y aun así no sabes qué hacen realmente en tu cuerpo? Nos gustaría explicarte de manera breve y concisa cómo actúan en nuestro cuerpo.

¿Qué son los Anticonceptivos?

Los anticonceptivos son unas sustancias u objetos que se utilizan para evitar un embarazo. Estos suelen actuar a través de químicos o de barreras físicas para que el óvulo y el espermatozoide no puedan entrar en contacto. O, en su defecto, que el óvulo no pueda implantarse en el útero.

Tipos de Anticonceptivos

Hay muchos tipos de anticonceptivos pero los resumiremos en cuatro grandes grupos: los orales, los hormonales de larga duración, los vaginales y los quirúrgicos.

Veamos pues como actúa cada uno de ellos:

  • Anticonceptivos Orales: La famosa píldora (hay de varios tipos). A nivel general, actúan inhibiendo la ovulación por el uso de estrógenos y gestágenos. Mantienen «encarcelada» la ovulación haciendo creer al cuerpo que se está embarazada. Eficacia teórica del 90-91% pero hay que tener en cuenta que, por el olvido de la toma de la píldora, el porcentaje baja alrededor del 40%.

 

  • Anticonceptivos Hormonales de Larga Duración: Actúan descargando grandes cantidades de gestágenos que, sobrepasando un nivel máximo, provocan la inhibición de la ovulación. En este grupo podemos encontrar: los parches, inyectables, DIU hormonal, implantes… Eficacia teórica del 90-99%. No obstante, suelen ser los más agresivos con nuestro cuerpo.

 

  • Anticonceptivos Vaginales: El preservativo o el diafragma son ejemplos de anticonceptivos vaginales. Estos actúan poniendo una barrera física y química (espermicida) entre el espermatozoide y el óvulo. Suelen fallar un poco más que los demás por su uso incorrecto o inadecuado, eficacia del 70-85%.

 

  • Anticonceptivos Quirúrgicos: Como la vasectomía o la ligadura de trompas. Se trata de cortar el conducto deferente en los hombres o las trompas de Falopio en la mujer para que no puedan liberarse los espermatozoides o el óvulo respectivamente. Eficacia del 99%, pero hay que tener presente que suele ser irreversible y el costo es elevado.

 

En resumen actúan alterando aquello que está sano. Se utilizan químicos y barreras alterando nuestro cuerpo para bloquear la fertilidad y el ciclo menstrual. Provocando con ello muchos efectos secundarios (respuestas autoinmunes, infecciones, alteraciones en el endometrio, náuseas, vómitos, dolores de cabeza…). No todos los anticonceptivos provocan los mismos efectos secundarios, obviamente. Lo exponemos para que entendáis cómo alteran el cuerpo de la mujer impidiendo la fertilidad.

Además, algunos modifican la estructura interna del útero y después cuesta mucho más quedarse embarazada ya que se altera la fertilidad. Y aunque nuestro cuerpo es sabio y tiende a recuperarla, puede ser un proceso costoso y largo.

Si quieres aprender más sobre el tema puedes ver el siguiente vídeo:

Recordad que podéis consultarnos lo que deseéis en Instagram @meto2rf

¡Un abrazo!

Raquel y Pedro